El “siglo americano” de Romney: ¿qué significaría para América Latina?, por Carlos Góes

Desde el inicio de mayo, cuando Newt Gingrich suspendió su campaña, Mitt Romney ha sido tomado por el Partido Republicano y por los medios como el presunto candidato republicano que enfrentará al Presidente Barack Obama en la elección de noviembre. Así, Romney, el multimillonario mormón y ex gobernador de Massachusetts, alcanza en 2012 la candidatura que no logró obtener en 2008.

De hecho, Romney estuvo en campaña desde hace cuatro años, lo que le garantiza una robustez en su plataforma política a través de planes bien detallados en distintas esferas de actuación. En cuanto a política internacional, Romney propone un nuevo “siglo americano”, es decir, una actuación fuerte del gobierno federal y el departamento de estado frente al declive del poder estadounidense.

Asimismo, dibuja planes específicos para América Latina. La eminencia gris qué construye los planes de Romney para la región es Ray Walser, analista sénior de la Fundación Heritage, un think tank conservador basado en Washington. Walser ha criticado severamente al gobierno de Obama por su parca presencia en la región y, además, por sus posiciones oscilantes (como en el caso de Guantánamo) o erróneas (como en Honduras). A él se ahieren otros articulistas, como Jaime Daremblum (2012), quien señaló que “a diferencia de Bush, Bill Clinton, George H. W. Bush, y Ronald Reagan, Obama no ha propuesto ninguna iniciativa propia de gran envergadura en la región”.

A primera vista, el diseño de un nuevo “siglo americano” parece simplemente el retorno de la política neoconservadora del gobierno Bush para la región y la imposición hegemónica de una política hemisférica. Sin embargo, la realidad no es tan sencilla y Walser percibe los cambios geopolíticos en la región. Por lo tanto, le parece que los EEUU deberían “dar mayor atención a los países clave como México y Brasil” (Walser, 2012a).  Por eso, el plan de Romney desea “proyectar una visión de política que no sea ni hegemónica ni negligente […] y que esté basada en las tradiciones interamericanas de paz y seguridad colectiva” (Romney, 2012).

Basado en su Plan de Gobierno y en los artículos recientes de su asesor sénior para la región, cuatro puntos destacan como temas clave para la posible política exterior de Romney para América Latina: la búsqueda por un mayor libre comercio; el apoyo a la contra el guerra narcotráfico; el endurecimiento frente al chavismo; y una nueva política de defensa y energía para la región. En este articulo, les describo brevemente estos puntos.

Búsqueda por un mayor libre comercio

Los EEUU están actualmente vinculados a zonas de libre comercio con todos los países de la cuesta pacífica de las Américas, a excepción del Ecuador. Existen Tratados de Libre Comercio (TLCs) con Chile, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú y la República Dominicana. Esta política logró buenos resultados de estabilización de las relaciones políticas entre estos países y los EEUU, ya que los beneficios comerciales ponen trabas a potenciales conflictos políticos. De hecho, los TLCs limitaron el nivel de posible oposición posible de adversarios efectivos (como Ortega en Nicaragua) o potenciales (como Humala en Peru). Un gobierno de Romney expandiría esta estrategia. Walser (2012b) defiende que los EEUU les propongan a los lideres del Mercosur un TLC similar al que existe con Chile o Perú. Asimismo, propone el avance de las negociaciones entre el gobierno estadounidense y la CARICOM. Aunque existe en América Latina muchísima resistencia de los lobbies industriales y de sectores políticos a los TLCs, el interés de los EEUU radicaría en por lo menos tener una oportunidad para evaluar esta alternativa, en especial para los países más chicos que no tienen un gran mercado interno.

Apoyo a la guerra contra el narcotráfico

En un potencial gobierno de Romney, habría un cambio de énfasis en el apoyo a la guerra contra el narcotráfico. Aunque Obama haya dado continuidad a la Iniciativa Mérida, sus acciones han sido despaciosas. Por un lado, ha habido escasa cooperación militar e incluso cortes en los presupuestos de ayuda a la compra de equipe militar para el Gobierno de México. Por el otro, Obama ha tomado el camino de aceptar la “co-responsabilidad” de los EEUU en el problema de los narcóticos, pues la demanda por drogas se concentra en el país. En cambio, Walser (2010) dice que los EEUU deberían “responder a un coro de libertarios y hedonistas que creen en la necesidad de un cambio masivo de paradigma, pues dicen que la ‘guerra contra las drogas ha fallado’”. Por lo tanto, una más intensa militarización del conflicto sería la solución. Esta posición contrasta con el nuevo consenso que parece emerger en la región, que tiende al ablandamiento del militarismo en este asunto, después de la Iniciativa Latinoamericana sobre Drogas y Democracia por los ex-presidentes Cardoso, Gaviria y Zedillo – de Brasil, Colombia y México, respectivamente.

Endurecimiento frente al Chavismo

La política de Obama frente al Chavismo ha oscilado entre la ingenua búsqueda por cooperación, durante la Cumbre de las Américas en 2009, y la indiferencia. Un potencial gobierno de Romney sería marcado por un endurecimiento retórico frente al Chavismo y los gobiernos alineados al Presidente venezolano – según Walser (2012a, 2012c): Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Argentina. Walser entiende que esta vocalización de los EEUU es esencial, porque “los demócratas de izquierda, como Dilma Rousseff de Brasil, se quedan mudos” (Walser, 2012b; Walser, 2012d) frente a violaciones de derechos humanos y a la libertad de prensa de los chavistas. No obstante, él percibe las dificultades de acción en un ambiente severamente marcado por el antiamericanismo. Por consiguiente, la opción no sería el apoyo oficial a políticos de oposición sino el apoyo inmediato con recursos del USAID en el caso de un eventual cambio político en Venezuela, con la posibilidad de una victoria de Henrique Capriles en las elecciones del 7 de octubre.

Nueva política de defensa y energía para la región

En un potencial gobierno de Romney, se podría esperar una intensificación de la alianza con Colombia y México y la tentativa de más grande cooperación militar con Brasil. Por ejemplo, Walser (2012d) defiende que el Pentágono revise la cancelación de compra de 20 jets Super Tucanos fabricados por la multinacional brasileña Embraer. Asimismo, un gobierno de Romney sería reticente al Consejo Sudamericano de Defensa y trataría de fortalecer el sistema interamericano de seguridad colectiva. En el sector energético, la estrategia de Romney cambiaría el foco de la política energética de las energías renovables a la diversificación de fuentes de energía fósil. Por lo tanto, se facilitaría la compra de petróleo de Brasil y México.  Para México, se propone la extensión del Oleoducto Keystone hacia la frontera con México, donde están muchas refinarías (Walser, 2012a). Para Brasil, se propone una facilitación de la explotación de petróleo por Petrobras en el Golfo de México y la compra del petróleo de las recién descubiertas reservas “Pre-Sal” como método de mitigación de la dependencia estadounidense de Venezuela y Arabia Saudita (Walser, 2012b).

 Conclusión

 Si la política exterior de Obama fue marcada por su actuación tímida en América Latina, Romney exhibe un plan más exhaustivo para la región. Romney ha escogido a Ray Walser como su asesor sénior para la región y los reportes de Walser proveen una perspectiva detallada de cómo serian las directrices del gobierno de Romney para América Latina, resumidas en cuatro puntos clave: la búsqueda por mayor libre comercio; el apoyo a la guerra contra el narcotráfico; el endurecimiento frente al chavismo; y una nueva política de defensa y energía para la región. Por un lado, un gobierno de Romney crearía oportunidades para los gobiernos de la región –en los sectores comercial, energético y militar– y para oposiciones políticas, en el caso de los países alineados al Chavismo. Por el otro, una mayor participación de los EEUU en la región sofocaría las construcciones institucionales regionales, polarizaría las posiciones políticas y dificultaría posiciones más plurales como las viene tomando Brasil desde fines del gobierno de Cardoso. A veces, estar lejos del foco del hegemón no significa irrelevancia, sino un mayor rango de acción.

Bibliografía:

DAREMBLUM, J. (2012). “El efecto Obama en América Latina”. Disponible en: [http://pjmedia.com/blog/el-efecto-obama-en-america-latina/]. Asesado en 18/05/12.

ROMNEY, M. (2012). “Latin America”. Disponible en: [http://www.mittromney.com/issues/latin-america]. Asesado en 18/05/12.

WALSER, R. (2010). “U.S. Strategy Against Mexican Drug Cartels: Flawed and Uncertain” Disponible en: [http://www.heritage.org/research/reports/2010/04/us-strategy-against-mexican-drug-cartels-flawed-and-uncertain]. Asesado en 18/05/12.

WALSER, R. (2012a). “A New Agenda for American Leadership  at the Sixth Summit of the Americas”. Disponible en: [http://www.heritage.org/research/reports/2012/04/a-new-agenda-for-american-leadership-at-the-sixth-summit-of-the-americas]. Asesado en 18/05/12.

WALSER, R. (2012b). “U.S.–Brazil Summit: Time for a Bold Policy Vision” Disponible en: [http://www.heritage.org/research/reports/2012/04/us-brazil-summit-time-for-a-bold-policy-vision]. Asesado en 18/05/12.

WALSER, R. (2012c). “Falkland Islands: United States Should Back Great Britain”. Disponible en: [http://www.heritage.org/research/reports/2012/02/falkland-islands-united-states-should-back-great-britain]. Asesado en 18/05/12.

WALSER, R. (2012d). “U.S.–Brazil Summit Must Address Differences on Democracy, Human Rights, and Iran”. Disponible en: [http://www.heritage.org/research/reports/2012/04/us-brazil-summit-must-address-democracy-human-rights-and-iran]. Asesado en 18/05/12.

 

Carlos Góes es estudiante de Maestría en Economía Internacional y Relaciones Internacionales en la Escuela de Altos Estudios Internacionales (SAIS) de la Universidad Johns Hopkins. Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad de Brasilia – UnB (cgoes1@jhu.edu).

Print Friendly, PDF & Email

Seja o primeiro a comentar

Top