El Sutil Encanto de los Golpes Fallidos, por Víctor M. Mijares

image_pdfimage_print

Los golpes de Estado han ocupado un importante lugar en la literatura politológica, con sus respectivos momentos de mayor y menor actividad académica y política. En América latina acontecimientos recientes de destituciones y/o suspensiones de presidentes, junto con la politización de la academia, han nublado la comprensión del fenómeno. En este ensayo se entiende a los golpes de Estado en su sentido ampliamente difundido, es decir, como interrupciones del orden constitucional por medios violentos administrados por las Fuerzas Armadas.

Según la herramienta Ngram de Google, la Guerra Fría fue un momento de auge del golpe de Estado como objeto de estudio (Ngram, 2016). No obstante, el interés se ha concentrado, sobre todo, en derrocamientos exitosos y sus consecuencias (Kebschull, 1994). La progresiva caída en el número de intentos de golpe desde 1990 ha venido acompañada de una interesante tasa creciente de golpes exitosos (Powell & Thyne, 2011), lo que sugiere una curva de aprendizaje golpista, por una parte y, por la otra, un mayor cuidado en la selección de momentos y condiciones para atentar contra gobiernos.

Los golpes fallidos cobran una importancia significativa, en tanto dan luces sobre las capacidades de los gobiernos y de sus oposiciones civiles y militares. Pero aún más importante es el potencial efecto de reforzamiento de la autoridad presidencial por una vía de dos canales: uno simbólico, basado en la legitimidad, y otro concreto, basado en el control efectivo del poder militar por intermedio de oficiales leales.

El golpe fallido a Recep Tayyip Erdoğan en Turquía el pasado 15 de julio, ha sido seguido por una ola de detenciones a militares (cerca de 3000) y civiles (más de 2700 jueces). La purga de las Fuerzas Armadas está en marcha y promete reducir en el futuro inmediato las resistencias militares al gobierno. Un hecho eclipsado por la purga militar ha sido la detención de jueces, lo que sugeriría la implicación de parte del Poder Judicial para otorgarle legalidad posterior al planeado derrocamiento.

La cooperación civil-militar se ha mostrado como una condición necesaria, aunque no suficiente, para el éxito de los golpes de Estado. La combinación de poder y legitimidad es vital tanto para las fuerzas golpistas como para el gobierno objetivo. En el caso de los gobiernos, poder y legitimidad son constantemente desplegados en estrategias propagandísticas cuando arrecian las presiones. Pero el binomio cobra aun más fuerza cuando el gobierno sobrevive al golpe. El ejemplo de Hugo Chávez en abril de 2002 es útil para entender lo que se comienza a desarrollar en Turquía.

Luego de la masacre en el centro de Caracas el 11 abril de 2002, el ministro de la defensa solicitó la renuncia a Chávez. Fue removido del cargo y apresado bajo acusaciones de violación de derechos humanos y corrupción. El contragolpe de fuerzas leales trajo a Chávez de nuevo al poder, lo que vino seguido de un proceso de purga militar, detenciones y juicios a oficiales, policías y líderes políticos. Desde el punto de vista simbólico, el expresidente venezolano introdujo el elemento épico a su revolución, compensando el descontento de la parte del país que lo adversaba.

Atendiendo a los casos venezolano y turco, los golpes fallidos tienen un provecho potencial extraordinario para reforzar gobiernos que afrontan formidables resistencias internas, tanto civiles como militares. A la obvia oportunidad de depurar las Fuerzas Armadas, se le debe sumar la de apelar a la legitimidad normativa de origen constitucional y la incorporación del mito épico de la supervivencia, que cobra forma de predestinación. Esta conveniente situación despierta sospechas razonables acerca de cuánto podrían saber previamente los líderes de los gobiernos objetivo sobre las tentativas golpistas.

En una alocución pública posterior de los hechos de abril de 2002, Chávez asegura haber precipitado las acciones en contra de su gobierno (Marcano & Barrera Tyszka, 2012), acelerando el ritmo de una crisis que creía inevitable y que, por tanto, trató de encauzar de un modo que permitiese que la conspiración se develara ante de que cobrase masa crítica. Afrontar un golpe prematuro sería el menor de los males ante la certeza de una conjura en marcha.

En el reciente caso turco, los medios han dejado saber que los cuerpos de inteligencia se mantuvieron del lado de Erdoğan, lo que le habría permitido prever cuáles eran las fuerzas que conspiraban en su contra, incluso cuándo podría ocurrir el golpe, siempre con un margen razonable de incertidumbre (Tuysuz & McLaughlin, 2016; Tol, 2016). Erdoğan venía forzando a los oficiales a tomar partido en su favor o en contra desde el primer semestre del año. Los inminentes ascensos militares de agosto próximo eran la oportunidad dorada del presidente turco para lograr encumbrar a los oficiales leales y marginar a los adversos.

Un factor a considerar es el régimen político del gobierno objetivo que logra repeler el golpe. Las ganacias potenciales de sobrevivir a un derrocamiento parecen asociadas al control previo que el gobierno haya establecido. En los casos de Venezuela y Turquía los golpes fueron abortados y posteriormente capitalizados por dos regímenes autoritarios competitivos (Levitsky & Way 2010), lo que podría suponer ventajas con la que no podría contar un sistema pluralista, institucionalmente más susceptible a retaliaciones políticas.

La estrategia de anticipar, precipitar y sobrevivir a un golpe de Estado implica una operación de alto riesgo, quizá demasiado alto para un gobierno en apuros. En ese sentido las teorías conspirativas sobre la instrumentalización a placer de los golpes fallidos no resistirían un análisis de la acción racional. No dejan de ser, sin embargo, una fórmula seductora para apuntalar gobiernos cuestionados y rodeados por enemigos. Hasta ahora la evidencia indica que los golpes fallidos se procurarían como una alternativa menos peligrosa que la de confrontar una conjura golpista madura o que la de desmantelar una conspiración prematura que permitiese la impunidad y posible reorganización de los orquestadores.

La agenda de investigación sobre golpes fallidos luce como un campo fértil para investigación, aunque esté minado de imposibilidades prácticas en la búsqueda de la verdad en cada caso. Lo cierto es que no debemos perder de vista el potencial provecho que éstos podrían tener para gobiernos en fase conflictiva interna, ni la disposición de algunos líderes políticos en asumir altos riesgos en maniobras que podrían implicar costos definitivos en sus carreras o sus vidas.

Referencias

Kebschull, H. G. (1994). Operation “Just Missed”: Lessons From Failed Coup Attempts. Armed Forces & Society, 20(4), 565-579.

Levitsky, S., & Way, L. A. (2010). Competitive Authoritarianism. Hybrid Regimes after the Cold War. Cambridge: Cambridge University Press.

Marcano, C., & Barrera Tyszka, A. (2012). Hugo Chávez sin uniforme. Una historia personal. México:  Penguin Random House Grupo Editorial.

Ngram Viewer. (2016). Consulta: “coup d’etat”. Google Books, https://books.google.com/ngrams/graph?content=%22coup+d%27etat%22&year_start=1800&year_end=2008&corpus=15&smoothing=20&share=&direct_url=t1%3B%2C%22%20coup%20d%27%20etat%20%22%3B%2Cc0 [Consultado: 18 de julio de 2016].

Tol, G. (2016). Turkey’s Next Military Coup. How Empowering the Generals Could Backfire. Foreign Affairs, https://www.foreignaffairs.com/articles/2016-05-30/turkeys-next-military-coup [Consultado: 17 de julio de 2016].

Tuysuz, G., & McLaughlin, E. C. (2016). Failed coup in Turkey: What you need to know. CNN, http://edition.cnn.com/2016/07/18/middleeast/turkey-failed-coup-explainer/ [Consultado: 18 de julio de 2016].

Víctor M. Mijares es Profesor Asistente de Ciencia Política del Departamento de Ciencias Sociales e Investigador del Instituto de Altos Estudios de América Latina de la Universidad Simón Bolívar en Caracas, Venezuela. Investigador Asociado al GIGA German Institute of Global and Area Studies en Hamburgo, Alemania. E-mail: vmijares@usb.ve

 

Como citar este artigo:

Editoria Mundorama. "El Sutil Encanto de los Golpes Fallidos, por Víctor M. Mijares". Mundorama - Revista de Divulgação Científica em Relações Internacionais, [acessado em 25/07/2016]. Disponível em: <http://www.mundorama.net/2016/07/25/el-sutil-encanto-de-los-golpes-fallidos-por-victor-m-mijares/>.

 

Seja o primeiro a comentar