La importancia de una Comisión de la verdad en Colombia, por Aurora Moreno Torres

En Colombia existe un conflicto armado interno, por más de 5 décadas, donde existen guerrillas con ideología comunista (FARC- ELN), grupos de paramilitares (con diversas denominaciones) y el Estado, que  disputan el poder, como aliados paramilitares y Estado. Contra la mayoría de veces a presuntos o reales bases de apoyo de los subversivos, organizaciones sociales defensoras de derechos humanos, sindicatos o enfrentamientos armados, entre muchos otros.

Lo que ha dejado innumerables víctimas, entre muertos, desaparecidos, desplazados, o los ataques armados por parte de la subversión a poblaciones y ejecuciones extrajudiciales por parte de la fuerza pública, los mal llamados falsos positivos. Sin que hasta el momento se conozca las razones ciertas de tales hechos o los responsables o por qué el Estado se extralimitó en sus funciones.

Sin olvidar que en el transcurso de este largo periodo se han dado procesos de paz que han llevado a la desmovilización de guerrillas; iniciando con las guerrillas del Llano, las guerrillas de segunda generación (M-19, EPL, Quintín Lame) entre otras y en la última década la desmovilización de los paramilitares que operaban en toda la geografía nacional. Según el Estado este proceso culminó con la entrega de los principales cabecillas paramilitares a la justicia nacional y el compromiso de verdad justicia y reparación. Luego extraditados, lo que rompe el compromiso de la verdad o la reparación.

Estos procesos que se han sucedido en el territorio colombiano, no han dado lugar al fin del conflicto armado, explicado por la permanencia de guerrillas activas y la reorganización de  paramilitares; ahora denominadas Bandas Criminales, que operan en casi todo el territorio con distintas denominaciones, pero conservan la misma modalidad de terror, como son las masacres, torturas y desapariciones[i].

En la actualidad el gobierno y la guerrilla de las FARC han instalado una mesa de diálogo en La Habana (Cuba), esto con el fin de llegar acuerdos que permitan el fin del conflicto armado y la reconciliación; entre los temas propuestos por la insurgencia se ha planteado la necesidad de la existencia de una Comisión de la verdad, que contemple todas las partes del conflicto incluyendo al Estado, con el fin de esclarecer, lo que ha sucedido en torno a la guerra de medio siglo. Para el gobierno una Comisión de la verdad debe surgir después de una firma de la paz.

Algunos aspectos teóricos de las comisiones de la verdad

Una comisión de la verdad puede ser definida  como un organismo no gubernamental que debe buscar esclarecer las causas y los hechos ocurridos durante un conflicto, con especial atención sobre las violaciones a los derechos humanos. El concepto final debe ser entendido y aceptado por el Estado y la sociedad como elementos para la construcción de la  memoria colectiva y la nueva interpretación de la historia.

En primer lugar, es necesario entender que una Comisión de la verdad no obedece a un modelo único con el cual se pretenda esclarecer lo sucedido durante un periodo de violencia o de guerra civil. En segundo lugar, que sus conceptos no dan pasó a una etapa de reconciliación. En tercer lugar, estas necesariamente obedecen a factores propios donde se generaron los conflictos, las características propias del lugar. En cuarto lugar, estas son fundamentales cuando las instituciones jurídicas no son operantes o tienden a facilitar la impunidad y el olvido (Fuentes, Cotes; 2004).

Si bien, cada Comisión de la verdad tiene su propia dinámica, lo que busca es construir la verdad como elemento de menoría histórica, que para el caso colombiano tiene variados matices y actores, donde el poder judicial no es ajeno a hechos violentos. Lo que puede llevar a tomar una posición frente a determinados hechos que va a asumir como válida, o la inoperatividad que dejé sin resolver situaciones de barbarie o violencia. Es decir, cada hecho de violencia reviste igual importancia.

Otro elemento fundamental es que no solo se debe esclarecer los hechos sino las causas estructurales amplia, que cobije a todos los perpetuadores, entendiendo no solo a los que tomaron parte activa sino aquellos que colaboraron, financiaron, protegieron, auspiciaron o guardaron silencio.

Incluyendo al Estado y su responsabilidad a lo largo del conflicto armado por no buscar salidas viables y por participar en hechos de barbarie, justificados como acciones propias del conflicto con los que se violaron los derechos humanos de poblaciones enteras,  por omisión cuando dejó a poblaciones enteras a merced de grupos armados o por falta de aplicar justicia.

El derecho a la verdad de los colombianos

Uno de los factores que ha determinado la historia contemporánea es la poca capacidad del Estado en cuanto a judicializar y esclarecer los hechos violentos, si bien, se han dado acuerdos de paz, estos necesariamente no han dado lugar al fin del conflicto, por lo que se ha pasado de una etapa a otra, sin esclarecer lo ocurrido con los desaparecidos o las muertes violentas, lo que en alguna medida ha servido de sustento para la continuidad del conflicto, pues, distintos actores han buscado su propia justicia, explicada en la inoperancia de los entes judiciales o peor aún continúan financiando o ejerciendo poder político sin recibir una sanción judicial o condena moral.

De estos hechos violentos surge la necesidad del derecho a la verdad, esta entendida como un todo (Estado, paramilitares, guerrilla, grupos de poder, multinacionales) entre otros. En contraposición al concepto del Estado donde se plantea una disputa entre buenos (Estado) y los malos (guerrillas). Por lo que el Estado no tendría que dar explicaciones sobre hechos violentos. A pesar, se haber sido sancionado por organismos internacionales donde se ha probado la participación de las Fuerzas Armadas en violaciones a los derechos humanos, masacres, desapariciones y desplazamiento armado[ii].

Las complejidades del conflicto colombiano han demostrado que distintos grupos han actuado en la sombra aportado, ayudado, financiado o determinado situaciones violentas a grupos armados y de ahí han obtenido un beneficio, por lo que es necesario esclarecer su participación, quiénes son, su responsabilidad  y el por qué. Al conocer esa verdad, esta debe actuar como base para aplicar justicia y como sanción moral por la sociedad, con el fin de que no se repita

Consideraciones finales

Si bien, hacer un estudio de más de medio siglo de violencia puede suponer un desgaste de la comisión se deben aclarar algunos hechos más representativos que a pesar del tiempo no se han resuelto, este factor a dado lugar a que se no se conozca quienes fueron los responsables como en el caso conocido en la historia de Colombia como la violencia (1948-1953) y una segunda etapa (1953-1964) , entendiendo que fue una guerra civil entre partidarios políticos, si bien, estos hechos pueden tener algunos inconvenientes de temporalidad y la desaparición de las víctimas y los victimarios, es importante que el Estado permita que se conozcan los archivos y se constituyan como una fuente importante para el estudio de esa época.

Es importante que la comisión se construya con una base suficiente de legitimidad entre la sociedad y cuente con el respaldo y el compromiso de todos los actores armados, a fin de reconocer y aceptar el resultado final.

La recuperación de la memoria colectiva se puede constituir en un factor importante para un grupo determinado que ha visto vulnerados sus derechos incluyendo el de reparación y verdad.

Para el caso colombiano la participación internacional es fundamental, entendiendo que el Estado ha actuado como victimario y que no se está haciendo una transición hacia un nuevo régimen político. El éxito depende de la ecuanimidad e imparcialidad.

[i] Sobre el tema se puede consultar. Restrepo y Gonzales   Paramilitarismo: la amenaza sigue vive. Disponible http://razonpublica.com/index.php/regiones-temas-31/1861-paramilitarismo-la-amenaza-sigue-viva.html consultado 02/04/2014.

[ii] Ver  informe  ¡BASTA YA! Colombia: memorias de guerra y dignidad, donde se hace referencia a algunas de las condenas al Estado colombiano. Anexo pag 407-417

 

Bibliografía

Anzola Roberto: Comisión de la verdad en el conflicto armado colombiano. Disponible en:http://portal.uexternado.edu.co/pdf/5_revistaZero/ZERO%2017/20_Anzola_Comision_Verdad.pdfconsultado 31/03/2014

Fuentes Diana, Cote Emilio (2004) El papel de las comisiones de la verdad en la formación de la memoria histórica ¿construcción de un relato?  Disponible en:http://www.javeriana.edu.co/biblos/tesis/derecho/dere6/DEFINITIVA/TESIS25.pdf  consultado 30/03/2014

Grupo de memoria histórica (2013) ¡BASTA YA! Colombia: memorias de guerra y dignidad. Colombia

Aurora Moreno Torres Magistra en Estudios Latinoamericanos con énfasis en estudios políticos por la Pontificia Universidad Javeriana (aurora929@hotmail.com) 

Seja o primeiro a comentar